El Internet de las Cosas (IoT) se configura como el próximo gran catalizador que potencie la transformación digital. Desde el sector industrial más sofisticado hasta el comercio retail, pasando por la banca y la sanidad, el Internet de las Cosas (IoT) está revolucionando un mercado, cada vez más inteligente, automatizando procesos, conociendo mejor a los clientes, anticipándose a necesidades y ahorrando recursos, entre miles de oportunidades más.

Sin embargo, a pesar de que el IoT trae muchos beneficios para las empresas que se quieren mantener competentes, también trae desafíos ya que las soluciones IoT todavía son complejas y una escasez de habilidades sobre ellas puede provocar que sea difícil aprovechar esta nueva tecnología.

Pero para ayudar a resolver estos desafíos y simplificar el IoT Microsoft ha anunciado algunas nuevas tecnologías y soluciones. Por ejemplo, ha presentado Microsoft IoT Central, una nueva oferta de Software como Servicio (SaaS) que reduce la complejidad de las soluciones IoT, totalmente administrada para clientes y socios que permite potentes escenarios de IoT sin necesidad de contar con experiencia en soluciones cloud.

Microsoft IoT Central

Microsoft IoT Central está construido sobre la nube de Azure, líder en la industria, y su principal objetivo es simplificar el proceso de desarrollo y facilitar y agilizar la puesta en marcha de estas soluciones para los clientes, haciendo la transformación digital más accesible para todos.

Esta solución estará disponible junto con a Azure IoT Suite, su plataforma como servicio (PaaS) líder de la industria, lo que permite una mayor personalización y un control total. Y se lanzará públicamente en los próximos meses.

Esta nueva oferta SaaS de IoT tiene el potencial de aumentar drásticamente la velocidad con la que los fabricantes pueden innovar y traer nuevos productos al mercado, además de reducir las barreras para crear soluciones IoT que generen nuevas oportunidades de ingresos y mejores experiencias para los clientes.

Otras soluciones IoT

Microsoft cuenta con muchas ofertas en el ámbito del IoT, para satisfacer las necesidades de las organizaciones que han dado el paso en la adopción del Internet de las Cosas. Desde sistemas operativos para sus dispositivos a servicios cloud para controlarlos, o la analítica avanzada para la obtención de conclusiones y las aplicaciones empresariales que permitan una toma de decisiones más inteligente.

Una de estas ofertas es Microsoft Azure IoT Suite, la cual es para clientes y socios con experiencia en soluciones cloud, y en la que Microsoft continúa invirtiendo ya que también ha anunciado la introducción de una nueva solución preconfigurada en Azure IoT Suite, llamada “Azure IoT Suite: Connected Factory”.

Esta nueva solución facilita conectar dispositivos on-premises OPC UA y OPC Classic a la nube de Microsoft y conseguir ideas que ayuden a impulsar eficiencias operacionales. Además, permite a los clientes visualizar y configurar los dispositivos de la fábrica desde la nube.

En ese sentido, Microsoft se ha asociado con varios líderes de la industria en ecosistemas OPC UA que han construido soluciones de gateway con conectividad a Azure integrada y que se acercan a zero-config. Entre estos socios aparecen Unified Automation, Softing y Hewlett Packard Enterprise.

A su vez, Microsoft ha anunciado un nuevo servicio: Azure Time Series Insights, un servicio completamente gestionado de análisis, almacenamiento y visualización que facilita la exploración y el análisis interactivo y eficaz de miles de millones de eventos desde sus propias soluciones IoT. Azure Time Series Insights proporciona una visualización global de los datos a través de varias fuentes de eventos para que las empresas puedan validar rápidamente sus soluciones IoT y evitar el tiempo de inactividad de los dispositivos.

Microsoft IoT Central y la solución preconfigurada Azure IoT Suite Connected ya hacen uso del nuevo servicio Azure Time Series Insights.

La importancia del IoT en cifras

La importancia del Internet de las Cosas se demuestra con las cifras:

  • En 2016 la inversión en todo el mundo en hardware, software, servicios y conectividad relacionada con el Internet de las Cosas alcanzó los 737.000 millones de dólares. Un 17,9% más que el año anterior.
  • Según IDC, el IoT generará un gasto de 13.500 millones de euros en España durante 2017.
  • En 2020 IDC calcula que el gasto será de 23.000 millones de los 1,2 billones de euros que se esperan a nivel mundial.

De este modo, se espera que estas cifras se incrementen con el paso de los años, aunque va bastante despacio. Según la consultora Strategy Analytics, “sin duda, el IoT ofrece un ahorro significativo de costes, una mayor eficiencia, una reducción del tiempo de inactividad, una mejora de la cadena de suministro y nuevas oportunidades de negocio. Sin embargo, el valor de mercado de las soluciones IoT han aumentado drásticamente”.

De acuerdo con esta consultora el gasto mundial en TI fue de 3,3 billones de dólares en 2015 y que alcanzará los 4,8 billones en 2025. De los 3,3 billones de 2015, un 3,8 % o 120.000 millones correspondieron al internet de las cosas.  En 2025 el IoT representará un 7,1% del gasto TI, o lo que es lo mismo, 300.000 millones de dólares.

Como se puede apreciar el mercado IoT todavía tendría que madurar, según Strategy Analytics. Y para conseguir esto habría que dejar atrás los proyectos iniciales y las fases de prueba, y habría que conectar cada vez más dispositivos.

Al parecer, según el estudio de Strategy Analytics, más del 70 % de los despliegues IoT que se han hecho en Estados Unidos trabaja con menos de 500 dispositivos. En todo el mundo, no se pasa de los 100 dispositivos en el 35 % de las empresas que ya apuestan por el IoT.

Hajime: la nueva amenaza del IoT

Además de que todavía le falta por madurar, el IoT tiene algunas barreras que superar y que frenan todavía su despliegue masivo, entre ellas se encuentran la relación con sistemas heredados, la falta de habilidades de big data, y la más importante y la que más preocupa es la de la seguridad.

La llegada del IoT tiene muchos aspectos positivos, pero también tiene como consecuencia el surgimiento de importantes desafíos de seguridad, ya que cualquier riesgo en un punto único podrá poner en peligro toda la red.

”La velocidad de aparición de los dispositivos IoT, unida a un proceso de producción orientado a mantener bajos costes, es un factor añadido al problema de la seguridad”, comenta Antonio López, experto en Ciberseguridad de Incibe.

Esto, sumado a la conectividad de miles de millones de dispositivos, puede tener consecuencias muy peligrosas si no se toman las medidas y precauciones necesarias.

Una de estas consecuencias más comunes es el ataque dirigido a dispositivos conectados, y un ejemplo reciente de esto es el de un malware llamado Hajime, que actúa contra dispositivos conectados como routers, webcams o cámaras de vídeo digital.

De momento la lista de dispositivos afectados por este malware es bastante larga, y continúa creciendo ya que cerca de 300.000 ya han sido infectados, según una investigación de Kaspersky Lab.

Hajime, que significa “principio” en japonés, mostró sus primeros signos de actividad en octubre de 2016, y desde entonces, ha ido evolucionando y desarrollando nuevas técnicas de propagación. Desde Kaspersky Lab advierten que el malware está construyendo una enorme botnet peer-to-peer, es decir, un grupo descentralizado de máquinas comprometidas que realizan discretamente ataques de spam o DDoS.

“Lo más intrigante de Hajime es su propósito”, determina Konstantin Zykov, investigador sénior de seguridad en Kaspersky Lab, y añade que “mientras que la botnet es cada vez más grande, su objetivo sigue siendo desconocido”.

Hay que señalar que la mayor proporción de los dispositivos comprometidos por Hajime se encuentra en Irán, Vietnam y Brasil, y el foco de las infecciones también procede de las mismas regiones, según Kaspersky Lab: Vietnam (más del 20%), Taiwán (casi 13%) y Brasil (alrededor del 9%) en el momento en el que se investigó.